fbpx
Compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Google+Share on TumblrDigg thisEmail this to someone

¿Te casas y todavía no tienes fecha? Hoy queremos resaltar a esas grandes olvidadas; las bodas de invierno. Y es que, si bien la mayoría de gente se decanta por fechas más primaverales o de verano, las bodas de invierno tienen un encanto especial y muchísimas ventajas que no todo el mundo conoce. ¿Alguna vez te has planteado casarte en invierno? ¡Hoy te sacamos de dudas!

Todo lo que necesitas saber sobre las bodas en invierno

En primer lugar, y uno de los temas que mas preocupa a los novios a la hora de organizar una boda es la cuestión económica. Con toda certeza, durante los meses de invierno podremos encontrar tarifas más económicas en la mayoría de los servicios y proveedores que necesitemos contratar. Esto nos permitirá conseguir un presupuesto más ajustado o invertir en pequeños detalles para hacer nuestro día inolvidable para todos.

Por supuesto la disponibilidad de fechas es otra de las grandes ventajas de esta temporada ya que es una época mucho menos concurrida. Esto nos permitirá escoger el salón de bodas que tanto deseábamos. Y por regla general, nuestros invitados tendrán más disponibilidad ya que nos alejamos de los periodos vacacionales y evitaremos coincidir con otras bodas.

Casarse en invierno da pie a crear bodas más originales. No solo los vestidos son distintos, dejando paso a las mangas largas y otros complementos, sino que además podremos incluir elementos decorativos menos vistos relacionados con el invierno.

¿Y por qué no? Las bodas de invierno ofrecen ese toque entre romántico y bucólico que no encontramos en otras estaciones. La naturaleza cobra un papel fundamental, mostrándonos una cara menos vista pero que deja fotografías únicas.

 

Parece una incongruencia, pero incluso el factor climatológico puede ser una ventaja. Una boda de invierno suele organizarse en salones interiores o en exteriores muy preparados. Esto significa que, al contrario de lo que pasa en verano o primavera, vamos a tener más previsión de posibles lluvias, evitando tener que hacer cambios de última hora.
Por supuesto, olvídate de pasar calor durante la boda. Parece una tontería, pero muchos lo considerarán ¡una ventaja enorme! El invierno es el momento ideal para disfrutar de una boda de día al sol sin morirnos del calor, y con posibilidad de alargar la fiesta hasta la noche. Suena bien, ¿verdad?

Y si además eres de espíritu viajero, piensa que puedes alejarte del frio europeo y disfrutar de un viaje de novios como toca en cualquier país del hemisferio sur, disfrutando de su verano.

¿Necesitas algún motivo más?

Después de todos los argumentos, ¿te queda alguna duda de todas las ventajas que ofrece casarse en invierno? Está claro que cada estación tiene su encanto y cada uno tiene sus preferencias. Pero si todavía no has decidido nada, te animamos a que valores las opciones que las bodas de invierno ofrecen. Y tú, ¿alguna vez te has planteado esta opción?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Reserva tus vacaciones en Hoteles Intur Benicasim & Intursports son para ti Alimentando tu imaginación La mejor cocina en tu casa Alquiler de apartamentos en Benicasim El mejor lugar donde pasar tus vacaciones en Benicàssim: Parque Acuático Aquarama